Logotipo del DOT

DEPARTAMENTO DE TRANSPORTE
DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA
SECRETARÍA DE TRANSPORTE
WASHINGTON, DC


Directrices para inspectores
y
otro personal de seguridad

Las siguientes directrices están dirigidas a todos los empleados directos y contratados de los operadores de aeronaves en virtud de la Parte 108 y los operadores de compañías de transporte aéreo en virtud de la Parte 129, así como a los demás empleados de seguridad que realizan o supervisan el control de seguridad de los pasajeros y de bienes accesibles (por ejemplo, los inspectores y los supervisores de los inspectores). Esto incluye, entre otros, al personal responsable de las funciones de seguridad que exigen una interacción directa con los pasajeros en las instalaciones aeroportuarias (por ej., el personal de servicio al pasajero, gerentes de estaciones locales, operadores de aeropuertos y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley).

Antecedentes: A raíz de las tragedias del 11 de septiembre de 2001, han surgido preocupaciones sobre la intimidación y el hostigamiento hacia las personas que son, o que se perciban ser, de ascendencia árabe, del Medio Oriente o surasiáticos y/o musulmanes. Es importante volver a hacer hincapié en que, al desempeñar funciones críticas, el personal no puede basarse en estereotipos generalizados o en actitudes o creencias sobre la propensión de los miembros de cualquier grupo racial, étnico, religioso o nacional a participar en actividades ilícitas. En particular, parece que se ha dado una proliferación de registros indebidos e insensibles y otro tipo de tratamiento inadecuado hacia estadounidenses sijs y árabes por parte del personal de seguridad de los aeropuertos y de las compañías de transporte aéreo. El desempeño de nuestras funciones relacionadas con la seguridad conforme a las leyes de los Estados Unidos para proteger a los pasajeros no debe entrar en conflicto con nuestra obligación de proteger la Constitución y los derechos civiles de nuestros ciudadanos. De acuerdo con la ley federal, es ilícito que una compañía de transporte aéreo o sus empleados discriminen a persona alguna en razón de su raza, color, país de origen, religión, sexo o ascendencia.

Ejemplos de casos y medidas: Es importante tomar en cuenta todos los hechos y las circunstancias disponibles al identificar a las personas o los bienes que pueden constituir un riesgo para la seguridad. Aunque es posible que, a veces, las medidas ofendan a la persona involucrada, el personal de seguridad, en ciertas circunstancias, puede tener una justificación para hacer preguntas, inspecciones o registros adicionales por razones de seguridad, como se indica más abajo. El personal de seguridad deberá utilizar la prueba de “si no fuera por” para ayudar determinar si sus acciones son justificadas: “Si no fuera por la raza, el origen étnico o la orientación religiosa percibida de esta persona, ¿la hubiera yo sometido a un control de seguridad adicional?” Si la respuesta es “no”, entonces es muy probable que la acción sea injustificada y que vulnere las leyes de derechos civiles.

Caso Nº 1: Luego de haber pasado exitosamente por un detector de metales, el personal de seguridad le ordena a una persona sij que públicamente se quite el turbante y se desenrolle el pelo para que se le haga una inspección.

Medida: Los sijs consideran a sus turbantes como un vínculo importante con Dios que cubre una parte muy privada y personal de su cuerpo. En consecuencia, el quitarse el turbante se considera como uno de los actos más invasivos que puedan imaginarse. El turbante sij no es como un sombrero. Se trata una pieza larga de tela, generalmente de varios metros, que toma bastante tiempo volver a atar. El pedido por parte del personal de seguridad fue injustificado porque la persona no activó la alarma del detector de metales y no hubo ninguna otra razón o sospecha importante que ameritara la medida adoptada. Por lo tanto, el pedirle a una persona sij que se quite el turbante (al igual que se desenrolle el pelo que su religión le exige no cortarse), cuando a los demás pasajeros que han pasado exitosamente a través del detector de metales no se les exige de forma similar que se quiten prendas de vestir para su respectiva inspección, constituye un tratamiento desigual que debe cesar. Si el registro o el examen del cabello o del turbante de una persona sij son necesarios por razones de seguridad (por ejemplo, porque la persona activa la alarma del detector de metales y un control adicional de seguridad mediante el uso de un detector de metales de mano o el registro manual por encima de la ropa es insuficiente para determinar si podría llevar oculto un artículo prohibido en el mismo), se le deberá ofrecer a la persona sij la opción de una inspección en público o en privado, debido a que a menudo los registros en público tal vez se consideren insultantes y humillantes o violatorios de los principios religiosos de una persona.

Caso Nº 2: Se selecciona a una señora para hacerle una inspección solamente porque su cabello está cubierto o porque lleva puesto un velo; o se selecciona a un señor para hacerle una inspección sólo porque tiene una barba larga o porque lleva el cabello cubierto.

Medida: Discriminar en base al país de origen o de la religión de una persona incluye el discriminar a alguien sólo en razón de la apariencia o la vestimenta asociada con un país de origen o una religión en particular. De la misma forma, la selección no debe basarse exclusivamente en el hecho de que la persona habla árabe, farsi u otro idioma extranjero o simplemente porque habla con un acento que tal vez induzca a creer que dicha persona es árabe, del Medio Oriente, surasiático y/o musulmán. En consecuencia, estas prácticas no deben ocurrir.

Caso Nº 3: Una señora que lleva puesto un velo muestra una identificación fotográfica para probar su identidad, pero el personal de control no puede concluir que la señora es la misma persona de la foto porque el velo cubre gran parte de su rostro. Una mujer le pide cortésmente que se quite el velo y se le ofrece la opción de una inspección en público o en privado, pero la señora se muestra visiblemente ofendida. La señora explica que el quitarse el velo viola sus principios religiosos.

Medida: Como la verificación de la identificación de una persona es un requisito de seguridad para todos los demás pasajeros bajo las mismas circunstancias, y dado que dicho requisito de seguridad no puede cumplirse de ninguna otra manera, esta medida estaría justificada. Siempre que sea posible, el rostro de la mujer con velo debe ser verificado por personal de seguridad femenino en privado o sólo en presencia de otras mujeres de modo que no se violen sus principios religiosos.

Caso Nº 4: Durante una parada de rutina, el conductor de un camión que lleva material peligroso tiene una identificación que indica que nació en los Estados Unidos, pero el conductor no habla nada de inglés y parece hablar sólo árabe.

Medida: En este caso, el personal de seguridad tendría una causa justa de sospecha y estaría justificado al realizar inspecciones y registros adicionales. (Sin embargo, cabe destacar que el hecho de hablar inglés con acento o el hablar inglés con dificultad o chapurreado no significa que la persona sea incapaz de hablar inglés.)

Caso Nº 5: Una persona que lleva puesto un turbante o tocado, mientras se le registra en un punto de control de seguridad activa la alarma del detector de metales manual cuando éste se pasa cerca de su cabeza y, luego de tratar de desactivar la alarma utilizando todos los medios aceptables por la Administración de Aviación Federal (FAA, por sus siglas en inglés) (por ej., un registro personal por encima de la ropa), se le solicita a la persona que se quite el turbante para una mejor inspección.

Medida: Como todas las personas están sujetas a este control y los inspectores deben resolver cada situación en la que suena la alarma a su propia satisfacción antes de permitir que la persona pase al área estéril, el personal de inspección tendría justificación para pedirle cortésmente a la persona que se quite el turbante siempre que a la persona se la trate con respeto y se le ofrezca la opción de una inspección en público o en privado. El personal de seguridad debe brindarle a la persona la posibilidad de volver a colocarse el turbante en un área privada o fuera de la vista del público en general. Si fuera posible, se le debe proporcionar un espejo.

Caso Nº 6: Se detecta que una persona sij lleva una espada ceremonial o kirpan durante una inspección en un punto de control de seguridad y el personal de seguridad le dice respetuosamente que las exigencias de la Administración de Aviación Federal (FAA, por sus siglas en inglés) prohíben que persona alguna lleve un cuchillo u otro objeto afilado en una aeronave y le informa a la persona que podrá enviar el kirpan con el equipaje que viaja en el compartimento de carga.

Medida: La medida adoptada por el personal de seguridad es apropiada. La espada ceremonial envainada conocida como “kirpan”es usada por los sijs como un artículo obligatorio de fe. Por lo general, el kirpan tiene entre dos y cuatro pulgadas de largo. Si el kirpan no puede enviarse con el equipaje o no puede ser retirado del aeropuerto por algún acompañante de la persona sin ingresar en la zona de seguridad, deberá procederse a su confiscación. (Nota: La persona puede usar un kirpan más pequeño como colgante en un collar. Sin embargo, cuando se lleva puesto, si se asemeja a un cuchillo, es decir, si tiene una hoja afilada, se puede enviar como equipaje, pero no se debe permitir que atraviese el punto de control de seguridad.) El personal de seguridad deberá guardar el kirpan en un lugar seguro hasta que sea posible recogerlo. La mayoría de las personas sij tienen ahora conocimiento del requisito de la FAA que prohíbe todo cuchillo o artículo afilado a bordo de una aeronave, excepto que se envíen con el equipaje al momento de presentarse en el mostrador de registro de la compañía aérea.

 

16 de noviembre de 2001