Página principal de la División de Protección de los Pasajeros Aéreos

Pasajeros aéreos: Dígaselo al juez
Guía del consumidor sobre demandas de menor cuantía

Preparado por la
División de Protección de los Pasajeros Aéreos
Departamento de Transporte de los Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés)
Septiembre de 1994

(El texto de este folleto es una versión actualizada del folleto anterior.) Dígaselo al juez es un folleto publicado en diciembre de 1980 por la Fiscalía General de la Nación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés).

Mi esposa y yo nos íbamos de vacaciones al Caribe. Teníamos reservas confirmadas de los pasajes de avión hasta St. Thomas, donde nos reuniríamos con varias parejas más. Habíamos fletado entre todos un velero para hacer un crucero por las islas. Sin embargo, cuando íbamos a embarcar en nuestro vuelo, la compañía aérea nos dejó sin asientos por exceso de reserva. El siguiente vuelo disponible salía dos días después. Como consecuencia, tuvimos que comprar otros pasajes aéreos para alcanzar el velero en Antigua. La compañía aérea nos pagó una “indemnización por denegación de embarque”, pero se negó a devolvernos el importe de los pasajes aéreos adicionales o a compensarnos el valor de los dos días de crucero que perdimos.

¿Le suena conocido? Por desgracia, este consumidor no es el único que se siente frustrado. Casi todo el mundo alguna vez se siente engañado, confundido e indefenso. Sin embargo, cuando parece que ya no hay nada que hacer, miles de personas sin preparación jurídica recurren a las demandas de menor cuantía para obtener resultados.

¿Qué son las demandas de menor cuantía?

Las Cortes de Asuntos de Menor Cuantía, creadas por las administraciones estatales y locales y dependientes de ellas, constituyen una parte importante del sistema de justicia de nuestro país. Estas cortes se crearon para promover la resolución cómoda, rápida, efectiva y económica de conflictos a nivel básico.

El objetivo principal de estas cortes es ayudar a las personas a recuperar pequeñas cantidades de dinero sin tener que contratar los servicios de un abogado. Estas cortes ofrecen a los consumidores la oportunidad de exponer su queja, en persona, ante un juez imparcial que puede ordenar que la persona o la empresa infractora pague el dinero adeudado. Los procedimientos judiciales suelen ser sencillos, informales y económicos.

Casi todos los estados y localidades tienen algún tipo de corte de asuntos de menor cuantía. Sus normas de funcionamiento varían según el estado, al igual que las cantidades cuyo pago pueden ordenar. Usted puede formular una demanda de menor cuantía si puede demostrar que una persona o empresa le adeuda dinero o le ha causado un perjuicio económico y no quiere pagar. He aquí algunos ejemplos de situaciones en las que podría considerar la posibilidad de recurrir a una de estas cortes:

Volver arriba

¿Hay alguna limitación para las demandas de menor cuantía?

Las demandas de menor cuantía no son la mejor solución para el consumidor en todas las situaciones. En general, sólo se puede reclamar dinero. Normalmente no se pueden recuperar bienes ni mercancías. Por ejemplo, si una compañía aérea causa daños a su abrigo, la corte podría concederle una indemnización en efectivo en lugar de ordenar a la compañía que sustituya el abrigo por otro.

Deberá estar dispuesto a comparecer ante la corte cuando se vaya a estudiar su caso. Los gastos, como el tiempo de trabajo perdido, no suelen ser recuperables. En algunas situaciones podría ser más eficaz, menos problemático y más rápido contratar a un abogado, o pedir ayuda a otra fuente, como una oficina del consumidor o un organismo oficial.

Para determinar si la demanda de menor cuantía es la mejor solución para usted, considere si:

El importe de su reclamación es inferior al límite de cuantía establecido por la ley estatal o local.

La parte a la que demanda realiza su actividad empresarial en la jurisdicción de la corte. Normalmente las cortes de asuntos de menor cuantía no son eficaces para resolver conflictos con empresas que no realizan su actividad en el estado o con personas que viven fuera de la jurisdicción de la corte.

Ha estudiado y seguido cuidadosamente todas las estipulaciones del contrato de transporte y ha dado a la compañía una oportunidad razonable de cumplir sus obligaciones.

Volver arriba

¿Qué otros factores debo tener en cuenta antes de formular una demanda?

Antes de formular una demanda, intente resolver el conflicto fuera del ámbito judicial. Si no puede resolverlo, estudie cuidadosamente si entablará un juicio.

La demanda exigirá tiempo y atención y, en última instancia, una comparecencia ante la corte. Cuando decida si entablar o no un juicio, deberá dar los siguientes pasos:

Comunique su queja con claridad a la persona o empresa correspondiente. Si se trata de una empresa local, hable con el director general, el propietario o el directivo en el mayor cargo posible. Es recomendable documentar su queja con claridad y precisión en una carta.

Además de a la Oficina de Asuntos del Consumidor del DOT, puede acudir a una oficina del consumidor local o estatal para determinar si puede ayudarle a resolver su queja. También hay muchas fuentes de ayuda privadas, dependiendo de la naturaleza de su reclamo. Una visita a la biblioteca pública puede servirle para encontrar las mejores fuentes de ayuda.

Asegúrese de llevar un registro de las llamadas que haga y de las cartas que escriba o que reciba.

Evalúe cualquier acuerdo que pueda ayudarle a resolver el asunto. Podría ser preferible llegar a un acuerdo si tiene en cuenta el esfuerzo que exige ir a la corte y el hecho de que a menudo las sentencias judiciales no le darán todo lo que pide.

Volver arriba

Si está estudiando la posibilidad de formular una demanda de menor cuantía

Busque en su guía telefónica local la lista de cortes de asuntos de menor cuantía de su ciudad, condado o estado. También puede ponerse en contacto con una oficina del consumidor, una delegación de la fiscalía de la nación o un colegio de abogados para pedir información sobre la sede de la corte.

Llame por teléfono o escriba a la secretaría de la corte para conocer los detalles del procedimiento. Muchas cortes disponen de folletos de información para los ciudadanos. Algunos cuentan con funcionarios o abogados especialmente preparados para ayudar a los consumidores.

Asegúrese con el funcionario o el abogado de que su demanda entra en la jurisdicción de la corte.

Si en su demanda reclama una cantidad importante de dinero o si no sabe muy bien cómo actuar, considere la posibilidad de consultar con un abogado particular. Incluso en el caso de que tenga previsto exponer personalmente sus argumentos ante la corte de asuntos de menor cuantía, puede ser aconsejable dedicar unos minutos a hablar previamente con un abogado. Si quiere consultar con un abogado y cree que no puede pagar sus honorarios, acuda a una oficina local de asistencia jurídica gratuita.

Si nunca ha estado en una corte de asuntos de menor cuantía, asista a un juicio como espectador. Las actuaciones son abiertas al público.

Una vez que decida proceder, no espere demasiado a formular su demanda. Suele haber un plazo para iniciar acciones judiciales y cuanto más vieja sea la queja más difícil es ganar.

Volver arriba

¿Cómo formulo mi demanda?

Aunque los procedimientos para iniciar una acción ante las cortes de asuntos de menor cuantía varían según cada estado, las siguientes sugerencias le serán de utilidad con independencia de su lugar de residencia:

Normalmente, tendrá que formular una “demanda” o “reclamo”, en persona o por correo. En algunos estados hay un formulario estandarizado para este fin. En los estados que carecen de formulario estandarizado, pida asesoramiento al funcionario o al abogado.

Redacte su demanda o reclamo con claridad y sencillez. Diga a quién quiere demandar, por qué, y la cantidad por la que quiere hacerlo. Explique de forma breve y precisa la naturaleza de su queja.

Una vez formulada la demanda, usted será el demandante y la parte contra la que ha reclamado será el demandado.

Si considera que los responsables de los daños o pérdidas que ha sufrido son una persona concreta y la empresa para la que trabaja esa persona, normalmente le convendrá citar a ambas como demandados. De forma similar, si hay otra parte perjudicada por la acción del demandado o los demandados, usted puede incluir a esa otra parte (quizá su cónyuge) como segundo demandante de su reclamo.

Tendrá que hacer constar el nombre legal y el domicilio postal actual del demandado. Esto es necesario para asegurarse de que se le puede notificar al demandado que usted ha entablado un juicio contra él. A veces el nombre que figura en un cartel no es el nombre “legal” de la empresa. En ocasiones las compañías aéreas son conocidas con sus siglas; por ejemplo, el nombre “legal” de TWA es “Trans World Airlines, Inc.”

En la mayoría de los estados deberá formular la demanda o reclamo en la jurisdicción en la que el demandado tenga una sede. Por lo general, se puede demandar a las compañías aéreas ante una corte de asuntos de menor cuantía en cualquier jurisdicción donde opere vuelos o tenga una oficina.

Acuda al registro mercantil o a la oficina de licencias mercantiles local o estatal, la secretaría del estado, la comisión de empresas o la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales para determinar la sede de una empresa o verificar su nombre legal y el domicilio postal exactos.

Probablemente tendrá que abonar una pequeña cantidad en concepto de derechos de presentación al formular la demanda. Esta cantidad varía en cada jurisdicción y podría serle devuelta en el caso de que le concedan el importe reclamado (en la “sentencia”) si gana el caso.

Una vez formulada la demanda o reclamo y fijada la fecha para la “vista” o “juicio”, el secretario notificará al demandado la celebración del juicio o vista, y se citará a un representante de la empresa para que comparezca en persona a fin de responder a la demanda o reclamo. El demandado podría tener derecho a pedir que se fije otra fecha si puede demostrar una razón justificada. Si el demandante hace caso omiso de las citaciones y no comparece, probablemente ganará usted el caso por incomparecencia.

Usted también tendrá que comparecer personalmente en el juicio o vista. No podrá ocuparse del caso por correo. Nadie, ni siquiera un familiar, puede ocuparse del caso por usted, salvo que esa persona sea también demandante.

En muchas jurisdicciones suelen producirse retrasos por diversas razones. Cuando estos retrasos cambian el día fijado para una vista o señalan otra vista para el asunto, se llaman aplazamientos.

Volver arriba

Dígaselo al juez

La vista o juicio que se celebra ante una corte de asuntos de menor cuantía es relativamente sencilla e informal en comparación con las actuaciones de otros tribunales. Sin embargo, deberá estar preparado para exponer sus argumentos ante la corte de una forma organizada y convincente. He aquí algunas sugerencias:

Asegúrese de llegar puntual a la sala el día de su vista.

Puede que el juez pida a las partes que vayan un momento a otra sala, para ver si pueden llegar a un acuerdo voluntario de última hora, a veces en compañía de un asesor o mediador. Si esto ocurre, acepte la sugerencia del juez e intente resolver el conflicto.

Usted tendrá la oportunidad de contar al juez su versión de la historia. El juez puede darle la oportunidad de formular preguntas a la otra parte. El juez ya conocerá los argumentos de las dos partes, basándose en la demanda escrita y en los documentos que se hayan presentado para respaldarla. El juicio se desarrollará con rapidez. Usted sólo tendrá que presentar una sinopsis de su declaración escrita.

A veces el juez permitirá que otras personas comparezcan como testigos a su favor, si conocen personalmente la causa de su queja o son expertos en el asunto de ésta. Acuda al secretario de la corte para asegurarse de que dispone de este recurso legal.

Esté preparado para mostrar al juez:

Sea cortés en todo momento y no dude en hacer preguntas sobre lo que no entienda. Concéntrese en sus puntos principales y sea breve.

Volver arriba

Si gano, ¿cómo cobraré el dinero?

Si el juez decide a su favor, dictará una orden (sentencia) en la que declarará que usted ha ganado la demanda y que el demandado le adeuda cierta cantidad de dinero. Esta cantidad podría incluir los gastos en que haya incurrido al formular la demanda (gastos judiciales). A veces la sentencia podría permitir que el demandado pague la cantidad señalada en varios plazos.

En general, la corte no actuará como un organismo de cobro para usted. Si el demandado no abona la cantidad declarada en la sentencia en un plazo razonable, informe al secretario de la corte. Éste podrá indicarle probablemente los procedimientos de recaudación que puede usted seguir para “ejecutar” la sentencia, como ordenar que un funcionario encargado de hacer cumplir la ley “embargue” bienes o un salario.

El cobro del dinero es un proceso aparte que a veces es difícil. Concretamente, resulta difícil cobrar dinero de operadores de “vuelos nocturnos”, empresas con sede en otra zona, compañías que ya no existen y empresas o personas que han solicitado la quiebra o que son insolventes.

¿Qué pasa si pierdo?

En la mayoría de los estados se pueden apelar contra las resoluciones de las cortes de asuntos de menor cuantía. Si el juez resuelve en su contra y usted cree que podría apelar contra la decisión ante un tribunal superior, pregunte al secretario sobre el procedimiento. Las apelaciones conllevan un gasto adicional de tiempo, esfuerzo y dinero, y quizá los servicios de un abogado.

Volver arriba

¿Debería consultar con un abogado?

Dado que la mayoría de las cortes de asuntos de menor cuantía no permiten la presencia de abogados, usted deberá ser su propio abogado. Sin embargo, podría consultar con un abogado particular en situaciones como las siguientes:

Por último, debe saber que en el caso de los abogados que representan al público en general (fiscales, fiscales de distrito, , fiscales generales, y otros abogados que trabajan para organismos oficiales), la ley no les suele permitir dar asesoramiento jurídico a las personas cuando se trata de demandas de menor cuantía.

Actualizado el 15 de julio de 2002.
Presentar una queja del consumidor ante DOT | Seguridad y protección en la aviación | Informe del consumidor sobre viajes aéreos
Consejos y publicaciones para viajeros Normas, directrices y órdenes de cumplimiento | Ceses de servicio / Bancarrota

Office of Aviation Enforcement and Proceedings | U.S. Department of Transportation | 1200 New Jersey Ave, SE | Washington, DC 20590
(Last Updated 09/25/2009)